Debido a la globalización, cada vez más empresas se ven en la necesidad de buscar profesionales fuera de las fronteras de nuestro país, ya que los perfiles que buscan son técnicos con especialización concreta que aquí no son fáciles de encontrar.

Por tanto, para poder obtener un permiso de residencia y trabajo para estos profesionales de países que no pertenecen a la Unión Europea, hay que determinar cuál es la mejor vía para conseguirlo.

Hay distintos procedimientos dependiendo de la situación del empleado que desea obtener el permiso. En este artículo nos vamos a centrar en aquellos profesionales altamente cualificados, con títulos de universidades y escuelas de negocios de reconocido prestigio.

Este tipo de permisos se introducen con la Ley 14/2013, conocida como la ley de movilidad, que fue modificada por la ley 25/2015 y establece un procedimiento más sencillo y ágil para obtener la autorización de residencia y trabajo.

En primer lugar, es preciso aclarar que, actualmente, el requisito de reconocido prestigio no supone ninguna exigencia adicional a la pura tenencia de un título obtenido en una universidad o escuela de negocios.

El trámite se puede realizar telemáticamente, debiéndose aportar la documentación requerida tanto de la empresa como del trabajador. Es importante indicar, para no retrasar el procedimiento, que tanto el título exigido, como el certificado de antecedentes penales deben estar traducidos y legalizados.

Este tipo de autorización de residencia y trabajo permite realizar las gestiones con el profesional en España, siempre y cuando se encuentre de manera legal, lo cual reduce plazos, ya que no se debe esperar a la obtención del visado por parte del profesional.

La ley de movilidad contempla la posibilidad de solicitar mediante esta vía el permiso para los familiares del trabajador. Este tipo de autorización se puede solicitar de manera conjunta con la del profesional altamente cualificado, o sucesiva en caso que la entrada de los familiares se produzca con posterioridad.

En resumen, la obtención de permisos de trabajo y residencia a través de la ley de movilidad tiene una serie de ventajas frente al procedimiento establecido por la ley de extranjería:

  • Este procedimiento no requiere superar la Situación Nacional de Empleo (SNE)
  • Las solicitudes se resuelven en 20 días, y el silencio es positivo
  • El trámite se puede realizar con el profesional en España, siempre que éste se encuentre de manera legal, por ejemplo, como turista o estudiante
  • Permite la solicitud de autorización de residencia y trabajo para los familiares de manera conjunta.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Arintass

Asesores de Empresa